5 formas inesperadas de ayudar al medio ambiente en casa

5 formas inesperadas de ayudar al medio ambiente en casa

5 formas inesperadas de ayudar al medio ambiente en casa

Cuando se miran las cifras, los efectos del cambio climático en nuestro planeta ahora mismo son asombrosos. Sólo este año hemos tenido los meses más cálidos de este siglo. El tifón más fuerte que ha visto el mundo acaba de pasar por varios países de Asia la semana pasada, con la promesa de que vendrán tormentas más intensas después.

De hecho, vivimos en una época en la que si no tomamos medidas para hacer frente a la contaminación y al deterioro del medio ambiente, es posible que no podamos salvar el planeta.

Por eso las Naciones Unidas pusieron en marcha la Convención sobre el Cambio Climático, apoyada además por el Acuerdo de París, en el que los países de todo el mundo se comprometen a impulsar proyectos que conserven y protejan el medio ambiente.

Como propietarios de una vivienda, puedes fijarte en los objetivos de este acuerdo y ver cómo puedes ayudar a alcanzarlos. Sin embargo, si resulta demasiado para emprenderlos, siempre puedes hacer estos sencillos consejos en casa.

Reciclar los residuos electrónicos

El simple acto de reciclar los televisores ya contribuye en gran medida a salvar el medio ambiente. Cuando tiramos nuestros aparatos electrónicos en los vertederos, éstos se descomponen y liberan sustancias químicas en el aire, el agua y el suelo. Esto contamina la zona haciéndola inhabitable o infértil.

Puedes empezar a comprar productos electrónicos a empresas que se ofrezcan a recomprarlos cuando ya estén caducados. De este modo, también ayudas a la empresa a ahorrar más en sus costes de producción, a minimizar la necesidad de extraer nuevos materiales y a poner a tu disposición productos más baratos en el futuro.

Otra forma es buscar empresas que se ofrezcan a comprar tus viejos aparatos electrónicos y se encarguen de la extracción y el reciclaje por ti.

Empezar a compostar los residuos orgánicos

Para los que no están muy metidos en la jardinería, éste puede ser un buen momento para empezar a hacerlo. El compost utiliza la materia orgánica reciclada como acondicionador del suelo, lo que puede mejorar la fertilidad de tu jardín. Estudios realizados por la Agencia de Protección del Medio Ambiente vieron que los materiales orgánicos como los alimentos constituyen la mitad de lo que se tira en los vertederos. Estos se descomponen y liberan metano, que es un gas de efecto invernadero.

Si compostas en casa, estarás reduciendo la emisión de este gas. Además, podrás cultivar tus propias verduras o hierbas saludables si utilizas constantemente el compost para tu jardín.

Ahorra electricidad apagando las luces y desenchufando los aparatos

La regla básica es: si no lo usas, apágalo. El simple hecho de apagar las luces al salir de la habitación puede ayudarte a ahorrar dinero en la factura. Para saber cuánta energía estás ahorrando, mira los vatios de tu bombilla y divídelos por 1.000. Luego, para saber cuánto dinero estás ahorrando, puedes mirar tu factura de la luz y comprobar cuánto te cobran por kilovatio hora.

Lo mismo ocurre con los aparatos enchufados. A veces, estamos consumiendo electricidad innecesaria porque lo dejamos enchufado.

Utiliza bolsas de mano cuando hagas la compra

Muchos vídeos inquietantes muestran a animales que mueren porque accidentalmente se atascan o comen materiales de plástico que arrojamos al océano. Por ello, varias campañas han comenzado a impulsar esfuerzos para dejar de usar material plástico y, en su lugar, utilizar bolsas o pajitas reutilizables.

Evitar el uso de plástico empieza por llevar bolsas reutilizables cuando se va a comprar al supermercado. Esto animará a los establecimientos a hacer que sus envases sean más respetuosos con el medio ambiente y, con suerte, evitará la muerte de animales por culpa del plástico, aunque sea a pequeña escala.

Considera la posibilidad de compartir el coche con tus vecinos

El dióxido de carbono es otro de los gases de efecto invernadero a los que debemos hacer frente. Y puedes reducir las emisiones pensando en compartir el coche con la gente de tu barrio. Puedes preguntarles dónde está su oficina o su colegio para poder programar fácilmente vuestras rutas.

Si no quieres compartir el coche, siempre puedes optar por ir en transporte público más a menudo que por ir en coche. También puedes optar por ir en bicicleta; pero recuerda que también expulsamos dióxido de carbono cada vez que exhalamos, así que intenta minimizarlo también.

Estas pequeñas acciones pueden ayudar al medio ambiente a lo grande si todos seguimos practicándolas. El año que viene, los países que forman parte del Acuerdo de París se reunirán en una Conferencia sobre el Cambio Climático, esperemos que para entonces nuestra situación haya mejorado.

 

Más posts que te puedan interesar

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario