El nigeriano del siglo XXI y la degradación del medio ambiente

El nigeriano del siglo XXI y la degradación del medio ambiente

El nigeriano del siglo XXI y la degradación del medio ambiente

Los seres humanos y el medio ambiente dependen el uno del otro, pero mucha gente en Nigeria es ignorante y olvidadiza de la responsabilidad medioambiental, lo que hace que la degradación del medio ambiente sea un reto profundo que requiere atención inmediata. La degradación del medio ambiente es el deterioro del entorno natural a través de la contaminación, el agotamiento de los recursos, la alteración del hábitat y el ecosistema y la erradicación de la vida silvestre, lo que conduce a la reducción de la salud general del medio ambiente. El deterioro del medio ambiente nigeriano debería ser una de las principales preocupaciones de los jóvenes nigerianos, ya que tiene implicaciones directas para la salud y el bienestar, tanto ahora como en el futuro. Las causas y los efectos de la degradación del medio ambiente deben ser abordados y atajados porque el uso de los recursos naturales respetuoso con el medio ambiente y el crecimiento económico ambientalmente sostenible mejoran la vida. El medio ambiente nigeriano debe mantenerse y preservarse para las generaciones presentes y futuras.

La mayor parte de la población nigeriana está formada por jóvenes, lo que implica que un amplio y enérgico segmento de la población vivirá más tiempo con las consecuencias de las acciones/inacciones medioambientales que las generaciones anteriores han realizado y siguen realizando. Las formas de razonamiento antiambiental de las generaciones pasadas no están del todo arraigadas en ellos, lo que significa que hay oportunidades para marcar la diferencia y asumir la responsabilidad de mantener la integridad del medio ambiente que heredarán. En todo el mundo, los activistas medioambientales entonan la canción del cambio climático, los problemas medioambientales se ciernen sobre ellos; la población nigeriana aumenta constantemente y esto significa que si se permite que las tendencias actuales continúen, más personas, industrias, etc. contribuirán a la degradación del medio ambiente.

Algunas de las principales preocupaciones relacionadas con la degradación del medio ambiente en Nigeria que deberían abordarse son: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, las tasas de extinción de especies en peligro de extinción, el agotamiento de los recursos, la contaminación (del aire, la tierra, el agua, el ruido y la luz) y la gestión de residuos.

La mayoría de las veces, hay una falta de compromiso y de implicación por parte de la gente hacia la miríada de problemas medioambientales porque nadie lo toma como un problema personal. Los jóvenes son los que toman las decisiones de hoy y de mañana, por lo tanto, debe haber una comprensión del efecto de los cambios en el medio ambiente y de cómo todos pueden involucrarse en los problemas y las decisiones. La educación medioambiental es una de las formas en que los jóvenes nigerianos pueden estar equipados para luchar contra estos cambios, junto con un cambio de actitud y la apropiación de estos problemas medioambientales; no sirve de nada pasar la responsabilidad como excusa para vivir de forma insostenible. Hay que cuestionar el impacto medioambiental de los proyectos/actividades de desarrollo emprendidos por particulares, organizaciones y gobiernos en las distintas comunidades y, al final del ciclo de vida de un proyecto, asegurarse de que se llevan a cabo actividades de remediación y recuperación adecuadas para garantizar que el medio ambiente vuelve a su estado anterior o a otro estado productivo utilizable. Los jóvenes nigerianos deberían exigir a los fabricantes que produzcan productos ecológicos, que se responsabilicen y minimicen el impacto medioambiental de sus rutinas y procesos, y que garanticen que sus productos son respetuosos con el medio ambiente. Cuando una empresa provoca el deterioro/contaminación del medio ambiente de alguna manera, los jóvenes deberían poder elevar peticiones, hacer presión y llevar a cabo manifestaciones que sean efectivas. Los productos fabricados por empresas que no son respetuosas con el medio ambiente y que no se preocupan por su impacto en el mismo deben ser boicoteados y, si es necesario, se pueden organizar protestas pacíficas para que estas empresas se replanteen sus estrategias corporativas. Los jóvenes pueden y deben exigir a las empresas que operan en el país que cumplan con sus responsabilidades medioambientales, que deben incluir limpiezas, ejercicios de saneamiento ambiental, obligaciones de reciclaje, prevención de la contaminación y evaluaciones y revisiones del impacto ambiental.

Nigerian and Environmental Degradation 2

La mayoría de los jóvenes nigerianos no son conscientes del poder de los grupos de presión, lo que significa escribir a los concejales y a los presidentes de los gobiernos locales para hacerles saber cómo afecta una determinada acción a la vida cotidiana; una gran ventaja es que en esta época hay un mejor acceso a la información que las generaciones anteriores. Además, los jóvenes que trabajan en empresas e industrias que tienen impacto en el medio ambiente pueden introducir ideas y perspectivas nuevas que pueden adaptar a sus procesos de producción y productos para cumplir con las políticas de protección del medio ambiente y las mejores prácticas. Otra forma de hacer contribuciones significativas en varias comunidades es formar grupos y asociaciones para cuidar y proteger los hábitats propios de estas comunidades de ser destruidos o contaminados, ejemplos de estos hábitats son los bosques, manglares, playas, agua dulce, etc. Estos grupos y asociaciones pueden poner en marcha programas para promover la participación en la plantación de árboles, la silvicultura, la lucha contra la desertización, la reducción de los residuos, el reciclaje y otras prácticas medioambientales correctas en las que también puede participar el gobierno.

No es ningún secreto que en Nigeria existen muchas políticas, normas y convenios para la protección del medio ambiente, pero falta una aplicación efectiva; para conseguirlo, la generación más joven tiene que estar a la altura del reto. El medio ambiente es uno de los ámbitos más importantes y accesibles de la política, lo que significa que debería ser uno de los primeros apartados que se aborden en materia de inclusión y desarrollo sostenible. Los jóvenes deben exigir políticas que protejan el medio ambiente y clamar por una mayor participación en el proceso de toma de decisiones en materia medioambiental. Deben participar en los asuntos que afectan al medio ambiente, donde se desarrollarán opiniones informadas basadas en mejores conocimientos, tecnologías recientes y se podrán ventilar mejores estrategias en materia de protección medioambiental.

Todos los jóvenes nigerianos del siglo XXI tienen un papel que desempeñar en la prevención de la degradación del medio ambiente, implicándose activamente en la gestión, la preservación y la conservación del medio ambiente, que tendrá un impacto directo en el nivel de vida actual y futuro. Se necesita un alto nivel de activismo para obtener respuestas eficaces a los actuales retos medioambientales a los que se enfrenta la nación. Cada vez hay más concienciación sobre estos retos y tienen un mayor interés en la sostenibilidad a largo plazo; la participación, el compromiso y la implicación activa en las cuestiones medioambientales son fundamentales para el desarrollo sostenible. Los recursos disponibles (educación, información, redes, etc.) deben utilizarse para abordar los retos que plantea la degradación del medio ambiente. La concienciación, la participación y la capacitación de las generaciones más jóvenes constituyen el núcleo de la respuesta a la degradación del medio ambiente.

 

Más posts que te puedan interesar

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario