Las prácticas esenciales de la jardinería sostenible

Las prácticas esenciales de la jardinería sostenible

La jardinería sostenible. Suena raro, ¿verdad? La jardinería perjudicial para la naturaleza no parece ser cierta. Sin embargo, en realidad son ciertas prácticas de jardinería, y no las plantas y los árboles, las que son perjudiciales para el medio ambiente y suponen una amenaza para la vida humana. La sostenibilidad minimiza el impacto de las actividades humanas incorporando tanto materiales como prácticas que tienen una menor huella de carbono o utilizan materiales reciclables. Estas ideas tienen recompensas inmediatas y a largo plazo y permiten vivir en un planeta Tierra más verde y saludable.

Las prácticas esenciales de la jardinería sostenible

 

La sostenibilidad se refiere tanto a los materiales como a las acciones empleadas. Utilizar ciertos productos que contienen CFC o aquellos que no son reciclables o reutilizables va a hacer más daño que bien. El riego ineficaz o el uso de productos químicos no sólo estresarán a tu cartera, sino que también causarán perjuicios a la naturaleza. Estas prácticas contribuirán al calentamiento global o al aumento de los residuos sólidos. Cada simple bien o práctica que tomas o haces a diario, como la jardinería, tiene un impacto a largo plazo, ya sea malo o bueno, para la naturaleza y de vuelta a las vidas humanas.

Hay muchas cosas que puedes hacer para embellecer tu césped y tu patio trasero y, al mismo tiempo, ayudar al medio ambiente a gozar de buena salud. He aquí varias prácticas esenciales que puede aplicar en su pasatiempo diario de jardinería.

Control del agua

En la medida de lo posible, conserve el agua limitando el uso de fuentes perforadas o privadas, y recogiendo en su lugar agua de fuentes alternativas. También es imprescindible controlar el uso del agua, especialmente en las zonas que no disponen de un suministro abundante de este recurso.

¿Cómo se restringe el uso? En primer lugar, regando menos. Cada tipo de planta requiere un riego diferente. Algunas necesitan ser regadas a diario, mientras que otras no. Sepa cuántas veces a la semana debe mantener mojadas sus plantas.

El segundo es el riego eficiente. Puedes empezar a regar desde las partes más altas del jardín hasta las más bajas. De este modo, el agua fluye directamente hacia las plantas bajas, que pueden necesitar menos agua o ninguna.Otro método de riego eficiente es aplicar el riego por goteo, un sistema que aplica directamente el agua al suelo. Este sistema tiene una eficacia de más del 90% en comparación con otras soluciones como un sistema de aspersión.

En tercer lugar, puedes recoger el agua de lluvia. Aparte de los costes de instalación, el agua de lluvia le ofrece una fuente de riego respetuosa con el medio ambiente sin necesidad de utilizar sus fuentes privadas.

Plantas autóctonas

El tipo de plantas que desea que florezcan en su zona afecta a la jardinería sostenible, desde el consumo de agua y energía hasta el uso de productos químicos y fertilizantes. Aunque quieras ver una variedad de flores floreciendo en abundancia y árboles que proporcionen abundante sombra, puede que ciertas flores o arbustos no estén adaptados al tipo de suelo y al clima de tu zona, lo que requiere un mantenimiento exhaustivo que puede implicar fertilizantes, más riego y otras medidas necesarias.

Puede evitarlos si utiliza plantas autóctonas. Las plantas autóctonas ya están adaptadas a las condiciones de suelo y clima específicas de su zona. Esto significa que siguen creciendo incluso con un mantenimiento mínimo. También es posible que quieras comprobar ciertas plantas que pueden crecer con poca agua, especialmente durante las temporadas de sequía o de poca lluvia. Estas y tus plantas nativas, seguramente, son de alto rendimiento sin los suplementos, aditivos y el esfuerzo extra también.

Compostaje

En realidad, no necesitas traer productos químicos nocivos para fertilizar tus flores o arbustos. Puedes crear tu propio abono sin tener que desembolsar una fuerte suma y contribuir a dañar más la naturaleza. El compostaje es una de las soluciones más eficaces y orgánicas para conseguir un jardín bonito. Convertir las sobras, las hojas secas, las plantas marchitas y otros productos biodegradables en una pila de compost puede aumentar la fertilidad del suelo, haciéndolo rico en nutrientes y menos dependiente de los fertilizantes inorgánicos.

Jardinería comestible

No es necesario ir a la tienda de comestibles o al supermercado para conseguir una cesta de frutas, hierbas o verduras frescas. Puedes aprovechar tu patio convirtiendo una zona en un huerto comestible, y empezar a cosechar alimentos orgánicos que son gratuitos, frescos y están a una sola pizca de distancia. Cultivar tus propios alimentos no sólo te ahorra dinero, sino que te hace menos dependiente de terceros proveedores. Nadie dijo que fuera fácil, ni siquiera para la jardinería sostenible. Pero si empiezas a dar el primer paso, te alegrará saber y sentir que has hecho algo bueno no sólo para el medio ambiente sino, lo que es igual de importante, para ti y tu familia.

 

Más posts que te puedan interesar

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario